Viaje ilustrado a Tailandia

Éste artículo ha sido difícil de escribir.
Aviso: Es largo.
Quiero explicarte algunas cosas de mi segundo viaje a Tailandia pero ésta vez las imágenes no serán fotografías; serán los Sketches que he realizado durante el viaje.
Empieza mi viaje a Tailandia Ilustrado.

Estuvimos en Tailandia hace dos años y supe que iba a volver. Lo que no sabía que iba a ser tan pronto. Hay muchos sitios en el mundo para visitar pero nos pusieron un caramelo en los labios y encontramos un vuelo muy económico a Bangkok. Lo pensamos bastante, la verdad, pero al final nos decidimos a visitar una nueva zona de Tailandia a la que teníamos muchas ganas: Las islas del Golfo de Tailandia.

Viaje dibujando por Tailandia
En el bloc de mi viaje ilustrado a Tailandia he guardado una página para pegar algunos documentos del viaje.

La llegada: Bangkok

Bangkok, quién me iba a decir que nos íbamos a volver a ver por segunda vez en tan poco tiempo. La ciudad de los mil contrastes, del tràfico desordenado, de chabolas y rascacielos.
La ciudad de los atascos, del ambiente gris, humedad y calor.

Ilustración del hotel en Bangkok
Sketch de nuestro hotel en Bangkok

Pero esta vez fué llegar a Khao San Road, visitar el buda reclinado (que nos quedó pendiente) tomar un Pad Thai en Khao San y dormir después del largo viaje para, al dia siguiente, tomar un vuelo a Suratthani y empezar con el viaje ilustrado a Tailandia.

Khao Sok

Moverse por Tailandia es fácil, pero hay que armarse de paciencia porque a la par que fácil es lento.
Nuestra segunda parada, Khao Sok, nos llevó todo un día de viaje.
Un vuelo, luego un autobús del aeropuerto a Suratthani ciudad. Una vez allí esperar un par de horas y coger una van hasta Khao Sok. Unas tres horas y media más.
Khao Sok es un lugar que parece mágico. El pueblo está rodeado de montañas selváticas. Amanece con nubes bajas que le dan un toque místico a lo que sumar que llovió prácticamente todo el tiempo.
Dimos un paseo por la jungla, entre cañas de bambú, el canto de pájaros y alguna pequeña iguana pero al poco rato empezó a diluviar. Así que empapados hasta los huesos volvimos a refugiarnos a la entrada del parque y dimos por finalizada la excursión.

Viaje ilustrado a Tailandia parque nacional de Khao Sok
En la derecha la entrada al parque nacional de Khao Sok A la izquierda una pequeña iguana que encontramos en nuestro paseo.


El día siguiente también llovió pero la tarde nos dio tregua y pudimos disfrutar de la zona del lago que es de una belleza inmensa con esos islotes que salen de forma desordenada del agua.
El día siguiente nos despedimos de Khao Sok y emprendimos nuestro viaje hacia las islas.

Los autobuses en Tailandia son de lo más curiosos y para curiosidades las cocinas que montan los Tailandeses en la playa para ganarse la vida.

Koh Samui

Koh Samui es una isla grande, con todos los servicios y enfocada a un turismo más de fiesta. Algo así como el Benidorm tailandés.Las dos zonas más famosas son Chaweng, dónde se cuece todo el meollo y Lamai, dónde hay ambiente pero más relajado que en Chaweng.

Playa de Chaweng y una de las calles de Lamai


Lo más recomendable es alquilar una moto e ir a conocer las playas, el Big Buddha y Fisherman’s Village. De las playas que pudimos ver la que más nos gustó fué Silver Beach. Pero sinceramente, Koh Samui no me enamoró.

Silver Beach, una de las playas más bonitas de Koh Samui

Koh Phangan

En el momento que llegué a Koh Phangan supe que eso era lo que estaba buscando. Solo salir del puerto, subir al Songthaew y ver el paisaje desde la carretera me arrepentí de haber hecho parada en Koh Samui.
Koh Phangan en ese momento resultó ser la entrada al paraíso.
Koh Phangan, famosa por la fiesta de la luna llena, es una isla mediana que dispone de todos los servicios carreteras bien asfaltadas (aunque con unos desniveles enormes) y tranquilidad.
En la parte norte de la isla hay un pueblo pesquero que nos encantó: Chaloklum. Un lugar tranquilo y con una bonita playa para pasear y perderse un rato. Tranquilidad absoluta.

Playa de Chaloklum con el puerto pesquero de fondo y Haad Salad. Dos playas indispensables en Koh Phangan.


Nosotros estábamos alojados en Haad Yao, una playa preciosa. Muy tranquila y con buenos restaurante para cenar o tomar un coco fresquito.
Pero fue Haad Salad la playa que más me gustó, dónde además comimos un Pad Thai delicioso a un precio asequible (teniendo en cuenta que estamos en una zona turística y en primera linea de mar).

Koh Tao

Carrito de satay en Koh Phangan y barco de buceadores en Koh Tao

Lo mejor para el final. Siempre intentamos que así sea. La más pequeña de las tres islas, Koh Tao, Isla Tortuga se ha quedado en mi corazón. Nos alojamos en la zona de Sairee. Llena de restaurantes modernos en un paseo estrecho pero precioso paralelo a la playa.
Las playas una maravilla aunque muchas de ellas privadas. Por ejemplo para entrar en Freedom Beach y Tatooh Beach hay que pagar pero a cambio te dan tumbonas, una botella de agua, te dejan kayak y por la tarde sale un “taxi” que te lleva a Sairee gratis. Así que tampoco está tan mal.

Tathoo Beach a la izquierda y en la derecha una breve historia de nuestro día en Tanote Bay


La playa que me enamoró fue Tanote Bay. Increíble. No solo es bonita desde la arena si no que el agua está llena de vida.
Fuimos caminando desde el hotel, tardamos aproximadamente una hora y media por una carretera con miles de subidas y bajadas, pero mereció tanto la pena…
¡Vimos hasta un tiburón de aleta negra! Y si, también miles de peces de colores, erizos, pepinos de mar, anémonas… ¡Que maravilla!
Playa 100% recomendada para hacer snorkel.
Y si seguimos hablando de lugares bonitos no podemos olvidar Koh Nang Yuan. Es una isla en el norte a la que solo que puede llegar en barco, y sí, también es una isla privada.
Esta muy cuidada y es una maravilla hacer snorkel allí. Es más profunda que Tanote, el agua mucho más calmada y se ven peces más grandes.
Recomiendo ir por libre y huir de las excursiones porque llegan los barcos en manada. Si vas pronto puedes disfrutar de la tranquilidad antes que la playa sea invadida por barcos de coreanos.

La comida en Tailandia

Pad Thai, zumos de frutas y frutas típicas del sudeste asiático.

La comida Tailandesa es deliciosa, sopas, curris, noodles, satay… y picante. Cuidado porque si pides un plato poco picante va a ser muy picante.
El plato más famoso el Pad Thai y lo mejor para acompañarlo los zumos de frutas, fresquitos y deliciosos.

La vuelta

Vistas desde la azotea del hotel en Bangkok

Para acabar el viaje ilustrado a Tailandia pasamos otro día en Bangkok, en la zona de Siam para tener buen acceso al aeropuerto.Paseamos por los centros comerciales de Siam, aunque no compramos nada mas que souvenirs y por la noche visitamos el Bayoke II, el segundo rascacielos más alto de Bangkok con impresionantes vistas desde la planta 84 dónde hay una plataforma giratoria. Una pasada.

Si has llegado hasta aquí y te ha gustado esta forma de explicar mi viaje ilustrado a Tailandia me encantará saberlo. ¿Me dejas un comentario? ☺️

Déjame tu comentario